PINTAR RAYADILLO

Javier Gómez "El Mercenario"

1898 Miniaturas

Javier Gómez

Pintar Rayadillo

Cuando Rafael y yo nos planteamos lanzar nuestra propia marca de miniaturas, empezar con gamas para las guerras de Cuba y Filipinas suponía un doble reto: primero el histórico y uniformológico, ya que a pesar de ser dos conflictos más presentes en nuestra cultura popular imaginario colectivo de lo que pensaríamos, permanecen en buena medida desconocidos para el gran público, incluso para el aficionado a la historia; y segundo, el de pintar rayadillo, ¿cómo demonios hacerlo?

En mis años como pintor de miniaturas me las he tenido que ingeniar para pintar prendas a rayas en diferentes ocasiones, desde los célebres kilt escoceses a los bombachos zuavos de los Tigres de Luisiana, pasando por las mantas de los guerrilleros españoles, las túnicas de los galos, etc. Pero nunca me había enfrentado a un reto tan singular como pintar rayadillo, que sin duda requiere una técnica particular.

 

MATERIALES

Para este tutorial hemos empleado copias de la primera pieza que salió de los hornos de 1898 Miniaturas, una figura cuyo equipamiento trasero (cartuchera, bayoneta) estaba aún sin pulir, asunto menor ya solventado en las piezas que pronto tendréis a vuestra disposición en nuestra tienda online. Emplearemos pinturas de Vallejo Model Color (referencias numéricas de tres dígitos, ej. 863), así como spray de imprimación de cualquier marca (aunque siempre recomiendo el de Citadel).

PREPARACIÓN Y MONTAJE

En primer lugar, aunque las figuras de 1898 Miniaturas vienen extremadamente limpias de rebabas, con nuestra cuchilla de modelismo limpiaremos todo tipo de sobrantes de metal, y pegaremos la miniatura con cianocrilato en un bote de pintura vacío para poder manejar la figura a placer durante el proceso de pintura sin tener que tocarla. Por último, imprimaremos la figura con una capa muy fina de spray blanco, tras lo cual repintaremos a pincel con Negro (950) todas aquellas superficies que vayan a hacer de separación. Alternativamente también podemos imprimar directamente con spray negro, aunque también tendremos que repasar para repintar las zonas donde se vea el metal.

El uniforme español de Ultramar

Como se explica en el artículo de uniformes españoles en Ultramar en la sección de Historia de esta misma página, grosso modo había dos rayadillos, el Peninsular, también empleado en África, con las rayas más gruesas y más separadas entre sí, y el de Ultramar, con las rayas mucho más finas y mucho más juntas. Según Camareno, estas medían 1,5 mm de ancho, mientras que el espacio blanco entre las mismas era considerablemente más estrecho, de tan solo 0,6 mm. Por tanto, el color dominante en el uniforme ultramarino era el de las rayas, tan finas que a cierta distancia apenas se distinguen.

En cambio, lo que percibimos es un uniforme de un tono resultante de la combinación visual del color de las rayas –azul de Prusia en origen que se torna violeta primero y casi gris después por el efecto de las lluvias, del lavado y del sol– y el blanco del paño que va del azul cielo al gris o blanco sucio, dependiendo del grado de desgaste de la prenda. A esto se añaden elementos igualmente singulares, como el sombrero de paja o jipijapa o las botas guajiras, que se emplearon tanto en Cuba como en Filipinas.

PINTAR RAYADILLO

Para pintar rayadillo emplearemos el clásico sistema de color base y dos luces, aunque al final le añadiremos una luz extra para simular el rayadillo. Con la figura de muestra trataremos de representar un uniforme nuevo, por lo que emplearemos Azul Gris (943) como color base, con el que pintaremos todas las superficies del uniforme, tratando de evitar manchar demasiado los demás elementos.

Tras esto mezclaremos Azul Gris (943) con Blanco (951) y aplicaremos una primera luz a los principales relieves de la figura, dejando el color base visible solo en los pliegues.

A continuación, añadiremos más Blanco (951) a la mezcla anterior y pintaremos una segunda luz solo a los relieves más prominentes.

Hasta ahí lo habitual, lo novedoso es pintar rayadillo en forma de tercera luz. Añadiremos aún más Blanco (951) a la mezcla anterior y le añadiremos algo de agua, ya que para esto debemos trabajar con la pintura más líquida de lo habitual. Armados con un pincel de 0 a 000 (dependiendo de la marca) con buena punta, y también de valor, trazaremos finas rayas verticales, muy juntas entre sí, solo en las zonas anteriormente pintadas con la segunda luz y máximo, parte de la primera, sin pintar rayadillo en los pliegues donde nos ha quedado el color base. De esta forma relativamente rápida y sencilla damos la impresión de tratarse de un uniforme de rayas.

Tras ello pintaremos el jipijapa con la misma técnica empleada para el rayadillo (aunque con una luz menos) para imitar la fibra del sombrero. Partiendo de un color base Marrón Corcho (843) o similar, lo aclararemos con Arena Iraquí (819) y pintaremos la primera luz. A continuación, añadiremos Blanco (951) a la mezcla y algo de agua, y pintaremos una segunda luz trazando líneas finas, como anteriormente hicimos con las rayas del uniforme.

Usaremos el mismo esquema de colores para las botas guajiras, que de hecho pintaremos a la vez. Remataremos la jugada pintando la escarapela, el único toque de color fuerte de esta figura. Primero la pintaremos enteramente de Marrón Chocolate (872), que hará las veces de color base tanto para el rojo como para el amarillo. Por último, daremos un toque al centro con Ocre Amarillo (913) y pintaremos la corona y el punto central con Bermellón (947). Finalizaremos la figura con el Mauser, los correajes y las cartucheras y, por último, la cara y las manos de nuestro sufrido soldado.

TONOS

En cuanto al tono, como decíamos antes el rayadillo español en ultramar podía variar en gran medida en función del desgaste producido por la climatología tropical. Si el tono empleado en este paso a paso nos parece demasiado vivo (a tener en cuenta que al natural queda algo más apagado que en las fotos), podemos emplear diferentes opciones como color base, como Azul Francés (900), aclarado con Blanco (951) para las luces, o una mezcla de Azul Gris (943) mezclado con Marrón Corcho (843) o similar, mezclado con Arena Iraquí (819) y Blanco (951) para las luces.

Pintar rayadillo: diferentes tonos
PALETA DE COLORES
A PINTAR COLOR BASE 1.ª LUZ 2.ª LUZ 3.ª LUZ
Uniforme figura 1 Azul Gris (943) Azul Gris (943) + Blanco (951) 1.ª Luz + Blanco (951) 2.ª Luz + Blanco (951) rayadillo
Uniforme figura 2 Azul Francés (900) Azul Francés (900) + Blanco (951) 1.ª Luz + Blanco (951) 2.ª Luz + Blanco (951) rayadillo
Uniforme figura 3 Azul Gris (943) + Marrón Corcho (843) Color Base + Arena Iraquí (819) + Blanco (951) 1.ª Luz + Blanco (951) 2.ª Luz + Blanco (951) rayadillo
Sombrero figuras 1 y 2 Marrón Corcho (843) Marrón Corcho (843) + Arena Iraquí (819) 1.ª Luz + Blanco (951)

rayadillo

Sombrero figura 3 Amarillo Desierto (977) Amarillo Desierto (977)+ Blanco (951) 1.ª Luz + Blanco (951)

rayadillo

Correajes figura 1 Negro (950) Negro (950) + Gris Neutral (992) 1.ª Luz + Gris Neutral (992)
Correajes figura 2 Negro (950) Negro (950) + Marrón Chocolate (872) 1.ª Luz + Marrón Chocolate (872)
Correajes figura 3 Negro (950) Negro (950) + Marrón Caoba (846) 1.ª Luz + Marrón Caoba (846)
Carne Marrón Beige (875) Marrón Claro (929) + Carne Mate (955) Carne Mate (955)
Mauser Marrón Chocolate (872) + Negro (950) Marrón Chocolate (872) + Marrón Beige (875)
Bibliografía

Gómez Valero, J. (2015): Painting Wargame Miniatures. Barnsley: Pen & Sword.

Guerrero Acosta, J. M. (2003): El Ejército español en Ultramar y África (1850-1925). Los soldados olvidados del otro lado del mar. Madrid: Acción Press.

¡Rayadillo! The Spanish Colonial Uniform Research Project. Página web de William Combs.