Pintar cañones. El cañón de campaña M1897 de 3,2″

Javier Gómez "El Mercenario"

1898 Miniaturas

Javier Gómez

El cañón de campaña M1897 de 3,2″

Ningún ejército del siglo XIX está completo sin artillería y el estadounidense de las guerras de Cuba (1898) y Filipinas (1898-1902) no podía ser menos. De hecho, mientras que el fusil Krag-Jorgensen de la infantería norteamericana (y ya no digamos el obsoleto Springfield de pólvora negra con que aún se armaban alunas unidades) se veía en franca inferioridad tecnológica frente al Mauser español, en artillería estaban en clara ventaja cuantitativa (aunque no cualitativa), arma que resultará decisiva en las contestadas batallas de El Caney y Lomas de San Juan. Y la pieza estadounidense por antonomasia del periodo será el cañón de campaña M1897 de 3,2″ (80mm) de retrocarga, cuya cureña era de metal.

Materiales

Para este tutorial necesitaremos una buena cuchilla de modelismo, una lima, un cepillo de dientes viejo y pegamento cianocrilato. Asimismo, emplearemos pinturas de Vallejo Model Color (referencias numéricas de tres dígitos, ej. 863, para opciones de otras marcas, consultar esta carta de colores) así como spray de imprimación de cualquier marca (aunque siempre recomiendo el de Citadel).

Montaje

Nuestro cañón de campaña M1897 de 3,2″ viene dividido en un total de ocho piezas: la cureña, las dos ruedas, el tubo, dos asientos y dos frenos para las ruedas. Aunque la pieza viene muy limpia, eliminaremos cualquier sobrante de molde que pueda tener y opcionalmente, la limpiaremos con un cepillo de dientes humedecido y la secamos con papel de cocina.

En primer lugar, pegaremos los asientos. la cureña cuenta con un pequeño soporte donde debe descansar el lateral, mientras que la base debe apoyar sobre el eje de las ruedas, como se puede ver en las fotos 2 y 2b.

El cañón tiene dos posiciones, con los frenos levantados, cuando está en movimiento, y con los frenos bajados, cuando va a hacer fuego. A la hora de pegar los frenos, tenemos dos opciones dependiendo de la posición: si están levantados, es mejor pegarlos antes, ya que solo se soportan por un único punto de unión (en la cureña, no en la rueda) y si pegamos antes la rueda podemos tener dificultades. En cambio, si queremos poner los frenos bajados, tiene más sentido hacerlo con las ruedas ya pegadas, ya que la pieza del freno debe apoyar tanto en la cureña como en en la propia rueda (ver foto 6 y 6b). Sobre dónde pegarlos en la cureña, un pequeño círculo lo indica en la propia pieza, como puede verse en la foto 2b.

A continuación pegamos las ruedas. Si los frenos están levantados, no deberíamos tener especial dificultad para introducir la pieza. Recuerda que en esta posición, el freno no ha de tocar la rueda. Y si queremos los frenos bajados, como comentamos anteriormente, mejor pegar primero la rueda y luego el freno.

Por último, pegamos el tubo. Debemos asegurarnos de que los muñones encajen perfectamente en su posición y que el cañón quede perfectamente recto.

Ejemplo del M1897 de 3,2″ con los frenos bajados y fijados a las ruedas, en posición de disparo.

Pintura

Antes de empezar a pintar, pegaremos la pieza a un soporte que nos permita manipularla sin tener que tocarla con los dedos, como este bote vacío de barniz. Para ello usaremos cianocrilato, un pegamento lo suficientemente fuerte pero que nos permitirá retirarla con facilidad una vez pintada. Una vez en nuestro soporte, imprimaremos la pieza con spray de imprimación blanco o negro, según nuestro gusto personal (para este caso, yo he preferido blanco, pero es poco importante). Y a continuación, pintaremos los colores base: la cureña y las ruedas con una mezcla de Uniforme Ruso (924) al 90% y Verde Uniforme (922) al 10%. El tubo, los frenos y el refuerzo superior de las ruedas los pintaremos con Gris Metalizado (863) más Negro (950) a un 50% de cada aproximadamente, teniendo en cuenta que el acabado tiene que ser muy oscuro, casi negro.

Cuando pinto cañones con cureñas de madera, normalmente recurro a la técnica del pincel seco para representar la rugosidad y el veteado de la misma, pero en este caso no tenía demasiado sentido dado que la cureña es metálica y por tanto carece de dicha rugosidad. Por ello, opté simplemente por aplicar a toda la pieza (incluyendo el tubo y los frenos) un lavado de Marrón Chocolate (872) con una pizca de Negro (950), muy diluido en agua. Este lavado cumplirá varias funciones: dar volumen a la pieza, crear sensación de acumulación de suciedad y rebajar el brillo metálico que pudiera tener el tubo, sin que parezca que es totalmente negro. Lo dejamos secar.

Una vez seco el lavado, simplemente “mancharemos” la zona de rozamiento de las ruedas con varias capas sucesivas de pincel seco: primero con Marrón Chocolate (872), luego con Marrón Corcho (843) y finalmente con un ligero toque de Verde Oliva (967).

Para el terreno, yo siempre uso pasta texturizada de Vallejo, normalmente Arena Desierto (26.217). Habitualmente pego primero las figuras con pegamento a la base, luego la cubro entera con pasta y finalmente coloco el cañón en su lugar, que queda pegado con la propia pasta. Sin embargo, en este caso en el que las distintas piezas tienen que encajar muy bien (especialmente el artillero de la palanca), invertiremos el orden. Primero pondremos pasta solo en la zona donde debe apoyar el cañón y fijamos este a la base, y continuación, mientras la pasta aún está fresca, pegaremos las figuras a la base. Una vez seque tanto la pasta como el pegamento, terminaremos de cubrir con pasta el resto de la peana, y la decoramos con pequeñas rocas. Cuando seque, la pintaremos con un lavado de Marrón Chocolate (872) y sucesivos pinceles secos de Marrón Amarillo (912) o similar, y de Amarillo Caqui (976). Finalmente, decoraremos con vegetación.

Los artilleros

El uniforme de los artilleros de la Guerra Hispano-Americana de 1898 (y posteriormente de la Guerra Filipino-Estadounidense de 1899-1902) era el estándar, consistente en camisa de campaña azul oscuro y pantalones azul cielo o marrones. Los oficiales vestirían el uniforme marrón caqui, con divisa roja. Para información sobre uniformes, técnicas de pintura y tablas de colores, te invitamos a visitar este tutorial de pintura sobre los Rough Riders.

Cañón de campaña M1897 de 3,2″ disparando

Cañón de campaña M1897 de 3,2″ apuntando

Para más variedad

Aunque por el momento 1898 Miniaturas solo ofrece dos referencias diferentes de cañones estadounidenses (US10-disparando y US11-apuntando), si queremos hacer una fuerza de artillería poderosa, podemos conseguir más variedad intercambiando algunos de los artilleros que vienen incluidos en ambos packs. Concretamente, como puede verse en las fotos de abajo, las figuras con el escobillón y con la caja de municiones del US10-disparando pueden intercambiarse por el oficial y el artillero que porta un proyectil en las manos del US11-apuntando, consiguiendo así hasta cuatro cañones con dotaciones diferentes.